5.- El Hombre

Creemos que el hombre es creado a la imagen y semejanza de Dios, dotado de emociones, intelecto y voluntad, quien decidió pecar en el principio, desobedecer a Dios; y así acarreó la muerte física y la muerte espiritual que es la separación de Dios. Esta condición ha sido transmitida a todos los seres humanos. Todos nacemos con la tendencia natural de pecar, heredada de Adán. Así se inculpa a cada persona de pecado y por consiguiente el hombre incrédulo queda bajo el juicio de Dios. Gn. 1:26; Ro. 1:18-3:23, 5:12; 6:23; Gal. 5:19-21,